A cualquiera que se le diga que he decidido gastar días de vacaciones y dinero en viajar a Londres para ver a un japonés instalar un kit de carrocería en un Porsche pensará que estoy loco.

Cualquiera que piense eso no entiende a la gente como nosotros.

Ver un Porsche con el tratamiento Rauh-Welt Begriff (RWB) en vivo es algo especial, pero ver al maestro Nakai-san trabajando, convirtiendo un coche cualquiera en algo que pueda llamar suyo… eso es un nivel completamente diferente. Y no me lo pensaba perder por nada del mundo.

No negaré que las modificaciones estéticas que aplica Nakai a los Porsche no son del agrado de todo el mundo, pero lo que es indiscutible es que el hombre detrás de RWB es un artista con todas las letras de la misma manera que un pintor o escultor lo es. Sin embargo, a diferencia de estos, hoy su lienzo no era de algodón o piedra, sino de metal: un Porsche 964 Carrera 2.

Para quien no conozca Rauh-Welt Begriff, se trata de un preparador japonés especializado en Porsches, concretamente en las generaciones aircooled de 911 (930, 964 y 993) a los cuales instala desde un kit de ensanche de carrocería hasta suspensiones y sistemas de escape a gusto del cliente. A lo largo de los años Nakai ha perfeccionado sus diseños hasta ser perfectamente reconocibles en cualquier parte del mundo, y por su manera de hacer las cosas se ha ganado el respeto y la admiración de la gente allá donde va a hacer su trabajo.

Nakai tenía en mente una visión clara de cómo debía ser un Porsche 911, y la convirtió en realidad modificando su propia unidad. La ensanchó hasta el extremo, diseñó paragolpes específicos y remató su obra con un alerón de tamaño acorde al resto de elementos. Lo hizo para él, pero cuando se corrió la voz de lo que había hecho más personas empezaron a llamar a la puerta de su pequeño taller de Chiba pidiendo que modificara sus Porsches con el mismo estilo, y Rauh-Welt Begriff fue fundada. Sin embargo, pocas empresas han experimentado un crecimiento tan grande en tan poco tiempo: lo que empezó siendo un pequeño garaje a las afueras de Tokio dedicado a modificar 911 de clientes locales se ha convertido en un fenómeno a escala mundial, y gran parte de su éxito se debe al carisma innato de Akira Nakai.

El cliente no encarga un kit de carrocería de entre las opciones disponibles y lo instala en su taller de confianza. El proceso es muy diferente: en primer lugar, Nakai habla con el futuro propietario de su creación para conocerle mejor. Averigua cómo conduce, qué tal son las carreteras en su país, si le atrae más un estilo stance o un look más clásico… Teniendo en cuenta toda esta información, Nakai envía las piezas al destino y viaja desde su Japón natal hasta cualquier país del mundo para instalar el kit a mano en sólo 3 días. Y lo hace únicamente acompañado por una pequeña caja de herramientas con lo imprescindible para poder realizar su trabajo. Cada kit es único, puesto que está adaptado a las necesidades y particularidades de su dueño, y cada coche es bautizado con un nombre único por su creador al acabarlo. ¿Es o no es un espectáculo digno de ver?

Mi intención con este artículo no es más que transmitir, de la mejor manera posible, las sensaciones vividas al asistir a un evento de este tipo en directo. Da igual lo mucho que leas, la cantidad de vídeos y fotos que hayas visto: no se pueden comparar con esto. Ver a Nakai trabajar es -salvando las distancias- una experiencia religiosa. Si algún día tenéis la oportunidad de verlo, no lo dudéis. Mientras tanto, podéis hacer boca con este reportaje.


Cuando se han abierto las puertas de Profusion Customs, el taller representante de la marca en Inglaterra donde se está llevando a cabo la transformación, los asistentes hemos sido recibidos por este 911 964:RWBUK1__1Como véis, estaba preparado para que Nakai pudiera empezar a trabajar en él de inmediato: recién pintado, sin paragolpes ni faldones y con una suspensión roscada KW Variant 3 instalada. El kit de carrocería también había llegado, y reposaba junto al sillón que a Nakai le gusta tener en los talleres donde trabaja: completar una media de dos coches por semana alrededor del mundo no le deja demasiado tiempo para dormir, y los pequeños descansos que se toma durante el proceso son lo más parecido a un sueño reparador que puede tener. Así que al menos ¡que sea cómodo!RWBUK1__2Minutos después de llegar del aeropuerto y saludar a todos los presentes, Nakai se ha puesto manos a la obra. Tras una primera inspección visual del estado general del coche ha empezado a lijar y preparar para pintar unas piezas extras que traía junto a su equipaje directamente desde Japón y que ha decidido instalar a última hora, por lo que no venían en la caja que envió a Londres hace unas semanas.RWBUK1__3 RWBUK1__4Pese a que el kit de fibra parezca terminado, el montaje es muy artesanal: hay que ajustar e instalar todas las rejillas que van en el paragolpes frontal, dándoles forma y pintándolas en negro. Viéndole trabajar, queda claro que no es ni mucho menos la primera vez que hace esto, pero aún así, asombra la rapidez con la que trabaja. RWBUK1__5Con la pieza acabada, ha presentado el paragolpes en el coche para ir alineando todas las partes que componen el kit en función de éste. Algo a destacar es que no tiene un papel con medidas de dónde ha de ir cada pieza. Lleva consigo una cinta métrica para comprobar la simetría en los dos lados del coche, pero nada más. Lo hace todo de cabeza y con precisión quirúrgica.RWBUK1__6Tras presentar y marcar con cinta la posición de las aletas ensanchadas delanteras, llega el punto de no retorno: cortar las aletas de serie para hacer sitio a las nuevas ruedas, mucho más anchas. Su icónica sierra neumática atraviesa la chapa como si de mantequilla se tratase, y Nakai la maneja con una destreza envidiable. Tras finalizar el corte, repasa las rebabas con una lija y rebaja el grosor de algunas de las tuercas del paso de rueda para aprovechar todo el espacio disponible bajo el paso de rueda.RWBUK1__7He visto muchos de los vídeos que hay online de Nakai creando un nuevo Porsche RWB, y algo en lo que me he fijado es que nunca sigue un patrón concreto, como si trabajase en una cadena de producción, sino que se guía por instinto. Hoy, tras dejar presentadas las aletas delanteras ha pasado a la parte trasera a instalar la tapa del motor, cuyos soportes dejan entrever el tamaño del alerón que va a albergar.RWBUK1__8Y acto seguido, ha presentado las aletas traseras. Si las delanteras ya son bastante más anchas, las traseras están a otro nivel completamente diferente. En esta foto podéis apreciar cómo es el 964 Carrera salido de fábrica (derecha) y con el kit RWB instalado (izquierda). Casi caben dos ruedas de serie en paralelo a cada lado.RWBUK1__9Los pasos de rueda traseros tampoco se libran del tratamiento a base de sierra y lija, pero lo que no se aprecia en los vídeos es la magnitud del corte. Fijáos en cuánta chapa tiene que retirar para poder instalar las ruedas sin que rocen:RWBUK1__10Y, sin darnos cuenta, se nos ha hecho la hora de comer. Profusion Customs están siendo unos excelentes anfitriones, y han traído un típico plato de fish and chips que los presentes hemos devorado.

Nakai no descansa mucho. De hecho, ha sido el primero en levantarse y seguir trabajando. Tras haber instalado provisionalmente las aletas, era el momento de ver cómo quedaban las llantas: Unas preciosas Work Meister S1 3P en anchos de 10” para la vía delantera y 13” para la trasera. RWBUK1__11Con las aletas, el paragolpes delantero y la tapa de motor instalados ya se podían intuir las formas que va a tener el coche acabado, pero poner las llantas hace que todo encaje. Con ellas instaladas, Nakai puede acabar de hacer ajustes aquí y allá, mover un centímetro alguna pieza que no le acabe de convencer e ir finalizando trabajos. Es momento de instalar los faldones laterales y que su diseño cobre continuidad.RWBUK1__12Nakai quería hacer hoy el grueso del trabajo para poder dedicarse a los detalles específicos que tiene pensados para este coche durante los dos próximos días, por lo que antes de irse ha instalado también el paragolpes trasero y, tras encintar toda la zona, ha aplicado una tira de Sikaflex que luego ha extendido con el dedo para que seque durante esta noche. Es increíble cómo algo tan banal como un poco de cola negra puede hacer resaltar tanto las líneas del coche.RWBUK1__13Tras más de 12 horas de vuelo y 11 horas ininterrumpidas de trabajo, Nakai ha considerado que era suficiente por hoy. La mayor parte del kit está instalado, y el ritmo de trabajo mañana será totalmente diferente. Hoy había mucho que contar acerca del coche en sí, pero al margen del mismo, estar en este evento me ha permitido apreciar una gran multitud de detalles que os iré contando durante los próximos días. Si queréis ver actualizaciones en directo, recordad que las vamos publicando a lo largo del día en nuestro Instagram y Facebook. ¡Hasta mañana!